La innovación educativa como factor de calidad

pieza---excelencia (1) (1)

Quienes transitamos asiduamente el ámbito escolar sabemos que las escuelas son un mundo dentro del mundo. Un lugar con lógica propia.

En las escuelas el tiempo es otro tiempo: las horas duran 40 minutos, el año empieza en marzo, la semana tiene 5 días. En las escuelas los espacios se transforman en otros espacios: a veces el aula es un escenario, el patio es un comedor, el pasillo es una pista. El alumno puede ser un gran maestro y el maestro un excelente estudiante.

Y lo apasionante del ámbito escolar es justamente la posibilidad de recrearlo día a día. De inventar otras formas, crear experiencias, diseñar nuevos mundos.

 

Impulsar y sostener procesos de innovación en las escuelas requiere entusiasmo, voluntad y una motivación permanente por aprender a hacer mejor las cosas. Pero también exige un fuerte compromiso con la realidad social. La innovación se vuelve así una tarea imperativa: una estrategia contra la inercia, contra lo obsoleto, contra la injusticia.

 

Arlene Fern nace asumiendo ese compromiso desde sus inicios, haciendo de la institución escolar un escenario fértil para ensayar nuevos modos de enseñar, aprender y convivir.

 

La innovación será entonces siempre uno de nuestros principales pilares, que hoy renovamos, porque estamos convencidos que solo través de ella es posible garantizar una educación de calidad para inventar nuevos mundos. Dentro y fuera del ámbito escolar.

 

Esperamos que este año en Arlene Fern padres, docentes y alumnos se encuentren con nuevos espacios, con otros tiempos, para hacer de la escuela una experiencia verdaderamente apasionante.

 

Un espacio innovador para hacer del mundo un lugar mejor.