Excelente experiencia con voluntarias estudiantes de la Universidad de Georgia

Foto 3

Durante los meses de Junio y Julio recibimos a dos estudiantes de la Universidad de Georgia, Adrianne Brathwaite y Hanna Rogers. Vinieron a Argentina a mejorar su nivel de español y a realizar un voluntariado.

Este proyecto surgió del contacto que realizó con Fundación IDEL con Marcela Garbagnati, coordinadora de dos universidades de los Estados Unidos, Georgia y Belmont, que realizan programas en Buenos Aires. Marcela nos escribió “Estamos buscando oportunidades de voluntariado para nuestros estudiantes, nos reunimos y planificamos como llevar adelante este proyecto”.

Fue una experiencia muy enriquecedora, tanto para los trabajadores de taller, como para las estudiantes. Se adaptaron rápidamente, ayudando en todo lo que íbamos necesitando, interactuando con todos los integrantes de IDEL. Siempre con muy buena predisposición y con una sonrisa.

Compartimos con ustedes las cartas que nos enviaron las estudiantes:

Adrianne nos cuenta: “Este verano tenía la oportunidad para trabar con la fundación IDEL por la programa UGA en Buenos Aires. Esta pasantía era una experiencia buenísima, y me alegro que aprovechara esta oportunidad. Cuando llegue la primera vez tenía miedo por que no tenía ni idea sobre el trabajo que necesitaba hacer. Pero durante nuestra tur del IDEL , sabía que todos las personas son amables. En los EE.UU. trabajo con niños , pero nunca he trabajado con personas con discapacidad, y IDEL me dio  oportunidad perfecta. También todos los voluntarios son muy simpáticos, y pude aprovechar su sabido sobre la ciudad y diferentes actividades gratis. También aprendí mucho sobre diferentes modas de vida en Argentina , y disfrute mucho. También aprendí cómo prestar atención a los detalles pequeños cuando estábamos trabajando. Aprendí mucho sobre comunicando con personas que no puedan entenderme completamente. Muchas Gracias a IDEL por la oportunidad, y la amistad que nunca voy a olvidar.”

Estas son las palabras de Hanna:

Me llamo Hannah Rogers, y soy una estudiante a la Universidad de Georgia en Los Estados Unidos. Yo pasaba los meses de junio y julio en Buenos Aires para estudiar y tener la oportunidad de tener una pasantía. Para mi pasantía, trabajaba como voluntaria para IDEL. Era una experiencia maravillosa, en que aprendí mucho.

Antes de este programa, yo sabía que tenía una pasión de ayudar a otra gente. En Athens, la cuidad de donde soy, soy voluntaria en varias fundaciones que ayudan y cuidan a niños. Cuando me gradúo de la universidad, me gustaría trabajar en una organización sin fines de lucro. Por eso, sabía que deseaba hacer una pasantía en que podría ayudar a gente y tener una experiencia que me ayudará en el futuro. Para ser honesta, al principio, IDEL no era la opción de pasantía que quería. Prefería estar con niños, en una escuela, pero mi especialidad no es la educación, sino la psicología. Por eso, no podía trabajar en una escuela, y mi programa me presentó la fundación de IDEL. Por fin, decidí trabajar en IDEL porque sabía que sería una oportunidad de crecerme y hacer algo que nunca había hecho antes. Deseaba el desafío. Era un desafío a veces, pero era muy gratificante; estoy muy feliz que decidí trabajar en IDEL por eso.

Lo más importante que he aprendido de mi pasantía es como una organización sin fines de lucro funciona: cada persona hace cada trabajo. Aprendí que, en una organización como IDEL, hay que estar preparado para hacer cualquier cosa que pertenezca al trabajo, desde llevar cajas por las escaleras, hasta escribir datos de empresas y productos. Es importante saber y aprender un poquito de toda la organización. Es algo que no sabía antes de llegar a IDEL, y me va a servir mucho en mi vida profesional porque deseo continuar trabajando con organizaciones sin fines de lucro en el futuro.

Creo que me he cambiado mucho trabajando con IDEL. Aprendí  la paciencia, y cómo comunicarme con gente que no pueden comunicarse, muchas veces, de una manera “normal.” A través de IDEL, aprendí que tengo una pasión de ayudar a otra gente, de estar en un ambiente así. Aunque me va a ayudar un montón profesionalmente, especialmente en el tipo de trabajo quiero hacer en el futuro, los cambios personales que he ganado de trabajar con IDEL son los mejores. En el tipo de trabajo que me gustaría hacer, las cosas personales y profesionales a veces son las mismas cosas. Es decir, trabajar en una organización sin fines de lucro, como IDEL, es un trabajo muy personal. Es por eso que los cambios personales son mejores: me van a servir profesionalmente, y en todos los lados de mi vida también. Estoy muy agradecida por la oportunidad de tener esta pasantía y crecerme así, y estoy muy entusiasmada ver cómo me va a servir en el futuro. 

Queremos agradecerles el tiempo que dedicaron, la pasión, el afecto que brindaron y sus palabras. Ya las estamos extrañando, a pesar de seguir en contacto con ambas.

Acompañamos la nota con fotos de su trabajo en IDEL y del dÍa de la despedida en el que recibieron unos diplomas de agradecimiento por su colaboración.

¡Esta experiencia abre nuevas oportunidades a otros estudiantes que estén interesados!Foto 1 Foto 2 Foto 3 Foto 4